El despertar del Génio

Como niño tenía dificultades de aprendizaje, era evidente que sus padres estuvieran preocupados por su desarrollo intelectual, es que el niño no hablaba nada hasta los cuatro años de edad, y aun después hablaba con dificultad hasta los nueve años. Todos creían que tenía algún problema y cuándo salía a la calle todo el mundo le decía a mi madre: ¿ Qué le pasa a tu hijo? ¿Por qué con esa edad aún no habla?. Su madre siempre les respondía: Dejadle, tiene tiempo de empezar a hablar, ya aprenderá. Muchas de las personas que le conocían se preguntaban si sería tonto o era simplemente que yo no quería hablar.

Los padres se sentían indefensos ante esa situación, no sabían si sería capaz de aprender una profesión y de ganarse la vida cuando fuera adulto.

En la escuela era infeliz, no se adaptaba y sus profesores decían que era lento en comprender, le costaba entender las cosas, además no era sociable y siempre estaba soñando. Tenía un comportamiento taciturno de niño y, en lugar de jugar con sus compañeros, tendía a caminar pensativo y a soñar

Eso le llevó a la edad de 10 años a estudiar en casa, sus verdaderos estudios sucedían en casa donde él se enseñaba a sí mismo. Este era el panorama que le rodeaba en su juventud.

Y despertó el Genio, libre de obstáculos, sin límites ni condicionantes.

Un día, a la edad de 12 años, él estudió por sí mismo la geometría euclídea, y a los 15 años dominaba el cálculo diferencial e integral. Su tío le prestó un libro de álgebra y le envió unos problemas matemáticos para resolver. Era capaz de comprender conceptos matemáticos complicados, al aprenderlos por sí mismo.

Él mismo escribió más tarde de adulto: «El espíritu del descubrimiento y del pensamiento creativo se pierden en el aprendizaje rutinario de la escuela.»

También escribió: «Que se respecte a cada hombre como individuo y que no se convierta a ninguno de ellos en ídolo».

En cuanto al dinero consideraba que «solo apela al egoísmo e invita irresistiblemente al abuso».

No es un cuento, es una realidad.

Ese niño fue el científico Albert Einstein

Para los padres que creen tener torpes, con déficit de atención y demás. A ver si lo que tienes en casa es un Genio y lo anulas haciéndolo socialmente aceptable. Francisco Pericás Álvarez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *