Daño irreparable

El discípulo estaba celoso de los compañeros más avanzados o que tenían mejores habilidades para aprender. Contaminó las mentes de los alumnos más mediocres para que pensaran como el, creado un complot que destruyera lo creado hasta ese momento . Llego el día que con difamaciones y artimañas consiguieron destruir la armonía de la escuela, ya nunca podrían los más avanzados saber más que el, había destruido a la escuela y la reputación del Maestro.

Pasados los años y con la experiencia de la vida, se dio cuenta del daño que había creado a su Maestro, a la escuela y a sus compañeros.

Fue en busca del Maestro y le expresó su malestar y arrepentimiento por el daño que había hecho.

Discípulo.- Maestro, dígame cómo puedo reparar todo el daño que hice a mis compañeros, a la escuela y a usted.

Maestro.- No te preocupes, coge todos esos papeles y este lápiz, vete a la fuente del manantial, escribe en cada papel una mentira que dijiste o alguna mala cosa que hiciste. Haces un barquito con cada uno y lo vas soltando en el agua. No te preocupes que es papel de aceite y no se destruye con el agua, llegarán muy lejos.  Recuerda que el manantial tiene ramificaciones hasta que llega al mar. Ese es el primer paso que debes cumplir.

Salió como un rayo y al llegar a la fuente se sentó y comenzó a recomponer en su mente cada paso que había dado y que escribía en cada papel: Escribía, les enseña más a ellos que a mí, hacía el barquito y lo soltaba en el agua. Y así siguió hasta acabar los papeles.

Estaba contento porque había solucionado el problema.

Al llegar a la casa del Maestro le preguntó.- ¿Ya se ha solucionado todo el mal que cometí?  

Maestro.- No, sólo has realizado el primer paso, que es el más sencillo, te falta el segundo y más importante.

Discípulo.- ¿Cual es ese segundo paso tan importante?, ¡lo hago ahora mismo!.

Maestro.- Ahora, si quieres eliminar cada daño que has creado, debes buscar y recoger cada barco y destruirlo.

Discípulo.- Pero Maestro, eso es imposible, no podré eliminarlos todos. Muchos de ellos no se sabe dónde han podido llegar. Algunos estarán atascados en rincones que no se ven a primera vista, aunque sigan estando allí.

Maestro.- Igual han hecho tus palabras en su día, han viajado de boca en boca y ahora es imposible eliminarlas. El daño hecho, hecho está para siempre y aunque lo hicieras en unos días, no podrás eliminarlo aunque dedicaras toda una vida.

Francisco Pericás Álvarez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *