Moringa oleífera

De la moringa se utilizan: hojas, flores, raíces, vainas, ramas, corteza, semillas y su aceite. Es terapéutica por sus grandes propiedades medicinales, con su aporte en vitamina C, fenoles, flavonoides y polifenoles, pero también como alimento por su valor nutricional por su gran aporte de minerales, vitaminas, ácidos grasos y aminoácidos.

Es una de esas plantas con grandes propiedades y con un gran abanico de posibilidades terapéuticas. 

Las hojas de moringa se están comercializando en extractos para los que no la tengan natural, con un  gran poder antioxidante. Este extracto de hojas reduce los niveles de azúcar en sangre, por lo que es ideal para los diabéticos. Estas hojas, reducen los niveles de lípidos o grasa en la sangre (colesterol) y en el hígado.

La acidez y las úlceras de estómago, evidentemente son creadas por estrés o una alimentación inadecuada o incompatible, no obstante la Moringa nos puede ayudar a prevenir las úlceras, incluso las producidas por efectos de los medicamentos, por lo que es un sano protector. También se ha observado su efecto reduciendo la acidez gástrica.

Es una planta que estimula la curación y cicatrización de las heridas en los órganos internos, tales como el corazón, los riñones, los pulmones o el hígado.

Tiene una función antiinflamatoria y analgésica que en casos de artrosis, reuma o artritis puede ayudar a paliar los dolores.

Todas las patologías derivadas de la hipertensión pueden verse mejoradas con esta planta. Por ejemplo en las patologías típicas en los fumadores, tales como la impotencia, arritmias, falta de riego sanguíneo, es decir, problemas cardiovasculares en general, etc.

La moringa y el cáncer. Se ha observado clínicamente el efecto del extracto de hojas de moringa que inhibe la proliferación de células cancerígenas en el pulmón y en otros órganos, algo muy importante a tener en cuenta por aquellos que por ocio o trabajo se ven expuestos a contaminación directa o ambiental, como los fumadores, mineros, en empresas químicas, etc.

En muchas ocasiones se observa como el asma mejora con el consumo de esta planta, no obstante son partidario de investigar lo que la provoca para evitarla, que en muchos casos se resuelve con sólo cambiar los hábitos alimentarios según la genética de cada uno. En algunos de mis libros expongo los alimentos compatibles para cada uno.

Estas sólo son algunas propiedades de esta maravillosa planta, que estoy convencido que en poco tiempo sorprenderá a más de un científico.

Francisco Pericás Álvarez

Dejar un comentario