La onagra. El aceite de onagra.

El aceite de onagra es muy rico en ácidos grasos esenciales que desempeñan un papel muy importante en el organismo y metabolismo en general.

 Podemos decir que es importante para el desarrollo del sistema nervioso, así como para el equilibrio del sistema hormonal y en los procesos de la coagulación sanguínea.

La onagra en perlas o con envase de aceite, se usa tanto para uso interno como externo en prevención del envejecimiento cutáneo, eczema atópico, síndrome premenstrual, impétigo, eritemas, neuropatía diabética y enfermedades alérgicas entre otras.

Cuando en nuestra dieta carecemos de estos ácidos esenciales se generan diversos trastornos en la circulación sanguínea y corazón. Queda visible en la piel; se ven afectadas la inmunidad y la resistencia a las enfermedades. También se ven implicados los estados inflamatorios y la efectividad en cicatrización de heridas.

Los consumidores de alcohol deben tener en cuenta que el alcohol provoca una deficiencia de ácidos grasos esenciales, por lo que les vienen muy bien tomar este complemento.

Es muy útil en casos de aumento del colesterol y del contenido graso en sangre, en hipertensión arterial, en la prevención de trombosis, infarto de

miocardio y hemorragia cerebral.

Es muy conocido su uso en casos de ciclos irregulares, esterilidad por insuficiencia ovárica o en la menopausia. Dismenorrea.

Este aceite se puede usar en infinidad de problemas dermatológicos, como el exceso de secreción sebácea o el típico acné juvenil y en adultos en las arrugas o sequedad de la piel. También da buenos resultados en la fragilidad de las uñas y para nutrir el cabello.

Los ácidos grasos esenciales como el linoleico y el gamma-linolénico que contiene el aceite de onagra, son necesarios para el correcto funcionamiento de las células.

Resumiendo, ingerido el aceite de onagra a razón de 3-4 gramos diarios, se reduce los niveles de colesterol, reducimos la hipertensión, ayudamos en la pérdida de peso, mejoramos la piel en todos los sentidos. Evitaremos la sequedad en ojos y boca. Mejoramos las uñas débiles. También causa un buen efecto en los niños hiperactivos.

Con una dosis inicial más alta, hacia los 4-5 gramos al día, puedo confirmar que es muy efectivo para corregir el síndrome premenstrual, tanto en los síntomas físicos y psíquicos, como la retención de líquidos, el dolor de la mama, dolor de cabeza, el estado de ánimo, aliviando la ansiedad y la irritabilidad.

Es uno de los productos que hoy en día carecen de contraindicaciones ni efectos secundarios, no obstante, deben utilizarlo con precaución las personas que padezcan epilepsia.

Francisco Pericás Álvarez

Dejar un comentario