El genio

Hay quien “no puede” por que siempre le falta algo.

Hay quien suple lo que le falta por pasión en lo que hace.

El genio aparece cuando la pasión esta presente 

Sólo cuando el genio sale, uno es capaz de ser maestro.

Todos los seres humanos son maestros de sí mismos, sólo necesitan descubrirlo. El camino es el mismo para todos, el universo otorga a cada uno las herramientas necesarias para descubrirlo y cada uno elije en cada momento que hacer con ellas.

No existe la casualidad, todo lo que aparece en el camino aparece en el momento exacto para la elección, eliges aprovecharlo o rechazarlo y en cada una de las decisiones marcas un nuevo rumbo por donde seguir y que nuevas hay que descubrir.

Las enfermedades, las desgracias, los obstáculos; nos hacen parar, detenernos y plantearnos la vida de otra forma, quizás con otros valores, otras prioridades. Si lo aprovechas para el cambio, puede ser la salvación, el conseguir esa vida plena que nunca asomaba por esa ventana. En cambio, si se decide sumergirse en aguas oscuras, se entra en un camino peligroso donde la negatividad se hace presente, ansiedad, depresión, melancolía, culpabilidad; se pierde la visión del rumbo, se siente uno a la deriva.

Todo en la vida es útil y necesario si se usa de la forma correcta. La oscuridad sólo existe cuando no le aportas luz; donde llevas tu calor, el frío desaparece. La luz es comprensión, ser consciente de lo que es y tu calor es el amor con que lo expresas.

Que el camino se os ilumine en cada paso.

Francisco Pericás Álvarez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *